viernes, 17 de enero de 2014

Entrevista a Jean-Pierre Garnier Malet FIN DE CICLO El final del ciclo de desdoblamiento de los tiempos y cómo vivirlo

Entrevista a Jean-Pierre Garnier Malet

FIN DE CICLO

El final del ciclo de desdoblamiento de los tiempos y cómo vivirlo

En la primera entrevista que realizamos a Jean-Pierre Garnier (Athanor núm. 90, noviembre-diciembre 2011), este físico francés nos introdujo en su teoría del desdoblamiento de los tiempos y en la figura del doble. En este caso profundizamos con él en los peligros que entrañan los actuales momentos y, por contraste, en la magnífica oportunidad que suponen para quienes estén dispuestos a aprovecharla.

—Vd. ha dinamitado la idea que comúnmente tenemos acerca del pasado, el presente y el futuro. ¿Cómo debemos entenderlos?
—Presente, pasado y futuro son tres tiempos simultáneos, que se desarrollan a tres velocidades diferentes. El pasado no es el pasado vivido hace mucho tiempo, ni el futuro lo que va a ocurrir dentro de mil años. El futuro se construye a cada instante, se memoriza a cada instante y se vuelve un pasado. Esta diferencia de tiempos siempre permite tener el futuro antes que el pasado. Y vivir el presente en función de nuestra memoria es lo que define los instintos, las premoniciones y las intuiciones.
—¿Qué es un final de ciclo de desdoblamiento de estos tiempos?
—Como su nombre indica, todos los tiempos que estaban divididos se vuelven uno solo. El primero que se integra con el tiempo presente es el futuro. Porque todo aquello que hemos imaginado ha formado potenciales, buenos o malos, dependiendo de nuestra imaginación, y por ello estamos obligados a vivir las consecuencias de nuestra imaginación, que se vuelven una realidad. Es decir, que actualizamos todo ese futuro. Evidentemente, como que siempre nos imaginamos cosas sensacionales, pacíficas, no violentas, nuestro porvenir será pacífico y no violento. Sin embargo, si las personas se divirtieran construyendo potenciales peligrosos, agresivos y violentos, tendríamos un futuro agresivo, peligroso y violento.
—Captada la ironía. ¿Se ve algo especial en el Universo en relación con la confluencia de los tiempos, o no es algo visible?
—Ocurre algo cuya publicación me valió un premio, y es la llegada masiva de planetoides al Sistema Solar. La teoría del desdoblamiento permite explicarlo. En astronomía no se entiende el por qué del ciclo de la precesión de los equinoccios, que es de 25.000 años. No se ve el rol de este ciclo, puesto que todo el mundo ignora el desdoblamiento del tiempo; nadie sabe que los tiempos se separan y se vuelven a juntar.
“Ocurre que durante la mitad del ciclo, 12.500 años, la nube de Oort, que está más allá del Sistema Solar, absorbe asteroides del Sistema Solar, mientras que durante los siguientes 12.500 años del ciclo la nube de Oort los reenvía. Y los astrónomos, que solo ven este segundo período, que nunca pensaron que se trata de una respiración, dicen que la nube de Oort es un cañón que dispara cometas.
“Los antiguos decían que esa gran nube era una ballena, y que el pequeño Sistema Solar era un pescadito, y que durante 3 días y 3 noches de 2.000 años la ballena se tragaba al pescadito, y que durante 3 días y 3 noches más, o sea 12.500 años, la ballena escupía en la orilla al pescadito. Le preguntaron a Jesús: “Tú que nos hablas del final de los tiempos, ¿nos puedes decir cuándo va a ocurrir?” Él respondió: “De este final tendréis un solo signo”; es el signo de Jonás. O sea que mirad al cielo. La ballena escupe sobre la orilla al pececito, y el pececito que se encuentra escupido en la orilla va a intentar agarrarse a la nube de Oort, reenviando masa, lo cual motiva las explosiones solares. Y estamos en la época de las explosiones del Sol.
—Hay científicos que dicen que el Sistema Solar orbita alrededor de otro sol; ¿qué opina al respecto?
—Todos los soles son binarios. Me ha costado transmitir esta idea, puesto que cuando comencé a hablar de ello, en los años 90, no había más que un 12% de estrellas dobles en la galaxia; pero ahora solo hay un 5% que no se sabe si son dobles. También dije que todas las estrellas tienen planetas, y me trataron como un loco por decir esto. Hasta 2002-2003, solo nuestro Sol tenía planetas… Ocurría simplemente que no teníamos medios para ver los otros planetas. Hacia 2003 se empezó a hablar de los exoplanetas, y pronto se van a ir a buscar las estrellas que no los tienen.
—¿Qué quiere Vd. indicar, más precisamente, cuando habla de que al final del ciclo de desdoblamiento se actualizarán los potenciales que hemos estado fabricando?
—Lo vamos a ver muy pronto, puesto que los grifos se van a abrir y la información que retenían se va a actualizar. Son informaciones muy difíciles de gestionar, porque han sido fabricadas durante 25.000 años. Es decir, son las consecuencias de lo que la humanidad ha estado pensando durante estos 25.000 años. De todos modos, no va a haber necesariamente caos: somos nosotros quienes fabricamos el caos. Si pensamos que habrá caos, lo habrá; entonces podremos decir: “¿ves?, yo ya te lo había dicho”, cuando habremos sido nosotros quienes lo habremos fabricado. Pero si pensamos que no habrá caos, no lo habrá. Entonces, hay que dejar de decir que va a haber catástrofes. Tampoco hay que fabricar miedos. Tenemos que estar tranquilos. Tenemos que controlar nuestros pensamientos, nunca imaginar lo peor sino solo lo mejor, en cualquier situación. Entonces el caos se aleja. Hay que vivir sin miedo, con el fin de desencadenar la esperanza y la imaginación benéfica.
—No entiendo muy bien el hecho de que, por una parte, vayan a actualizarse los potenciales, mientras que por otra parte es como que no tiene por qué ocurrir nada…
—Los potenciales van a actualizarse a menos que las personas controlen sus pensamientos, y consigan echar de sí las informaciones nocivas. Si controlamos nuestros pensamientos, las informaciones peligrosas no van a desencadenar consecuencias. Pero como que pocos en la Tierra están preparados para esto, corremos el riesgo de que haya mucha violencia, mucha agresividad y muchos suicidios entre los jóvenes. Esto ya ha empezado. Lo que haría falta es preparar a las personas para esto. Es fácil decir que se trata de controlar el pensamiento, pero nadie sabe que el control es una energía.
—¿De qué informaciones estamos hablando?
—Cuando yo pienso en algo, esto es una energía que se va dentro de un tiempo no perceptible para mí, para proporcionar informaciones a otro mundo que, en un tiempo diferente, mucho más acelerado, va a vivir las consecuencias de mi pensamiento, durante días y más días. Y ese mundo, debido a mí se hace preguntas, y eso hace un efecto de bola de nieve, puesto que en otro tiempo, otro mundo fabrica el futuro de eso. Nosotros somos un mundo que fabricamos el
futuro de otro mundo. Siempre estamos en un mundo que fabrica el futuro de un mundo, y hay miles de millones de mundos en los mundos…
—Pues vaya complejidad…
—El empleo es sencillo: basta con recibir el resultado de las informaciones desarrolladas en los tiempos imperceptibles futuros para saber lo que podemos hacer. El objetivo del desdoblamiento es estar siempre bien dirigidos, pero sin tener tiempo de saberlo, puesto que el desarrollo de la situación acontece en un tiempo que no existe para nosotros. En el otro tiempo transcurren días, incluso meses, mientras que para nosotros no transcurre más que un instante imperceptible. Recibo las consecuencias de mi pensamiento, generadas en el desarrollo a lo largo de ese tiempo acelerado, en forma de instintos e intuiciones.
—Vd. se ha referido a que vamos a compartir la actualización de los potenciales. Siendo esto así, ¿no va a obtener un resultado distinto una persona que haya hecho un trabajo espiritual respecto a quien vive despreocupadamente?
—Compartimos la actualización en el sentido de que los grifos estarán abiertos. Y si recibes agua hirviendo sin tener ninguna protección, te quemarás. El problema es protegerse de la información que quema, porque puede ser letal. La esquizofrenia es lo mismo; son informaciones que la persona no soporta, y que la hacen peligrosa. Quienes no tienen el control de su pensamiento van a ser vulnerables al alud de información que va a bajar; podrán incluso llegar a matar… sin saber por qué lo hacen. Estarán dirigidos como robots; los pensamientos que reciban les harán actuar. Esto es demencia, y lo vamos a ver cada vez más. Para muchos niños de 8-9 años, que no entienden nada de esto, será el suicidio. Actualmente el suicidio infantil ya es muy importante, pero se oculta. En EE. UU., donde no esconden esta información, se revelan resultados muy inquietantes.
—¿Cómo debemos entender la idea de que, de pronto, todas las informaciones van a bajar?
—En el instante en que pienso algo, se genera una información ondulatoria que recibe todo un paquete de ondas. Durante 25.000 años estas informaciones están bloqueadas; solo hay unas pocas que pasan a nuestro mundo, lo cual nos permite vivir y evolucionar lentamente. Hasta ahora las aperturas de la información no han estado abiertas de par en par, de modo que podías enviar una información y era el nieto el que obtenía la respuesta. De modo que hemos estado diciendo: “es la genética; tendrá la misma enfermedad que el abuelo, porque recibe la misma información”. Pero de hecho ahora cada vez más todas las informaciones llegan y ya no tenemos barreras; eso es a causa del movimiento planetario. Pues es el movimiento planetario el que abre las puertas de la información. Y hoy todo está abierto. Nuestro Sistema Solar está abierto a la galaxia, y la galaxia está abierta al Universo. Entonces el Universo va a recibir informaciones procedentes de nuestro mundo.
—¿En qué quedan las afirmaciones acerca del cambio de conciencia que estamos experimentando como humanidad, o acerca de la ascensión planetaria?
—En nada. Lo que va a haber, cada vez más, es información que nos invade. E incluso si a nivel mental controlas la información que te invade, tu cuerpo podría no controlarlo; entonces tu ADN puede cambiar, y enfermas. Evidentemente va a haber enfermedades nuevas, pero de hecho no son enfermedades nuevas: son nuevos enfermos. Porque no hay enfermedades; solo hay enfermos. Porque si somos dos en recibir la misma información y hay uno que enferma y otro que no, ¿a qué se ha debido? Pues a que el escudo de uno y otro son diferentes. Pero es el
pensamiento el que crea el escudo. Entonces, si no has utilizado tu pensamiento durante mucho tiempo como escudo, cuando va a llegar la información no vas a poder manejarla.
—Pero ¿qué hay acerca del cambio vibratorio de la Tierra? Hay muchos que dicen que se está como sutilizando, que va a pasar a la 5ª dimensión…
—Primero, no hay cinco dimensiones. Hay muchísimas más. Segundo, esta afirmación no significa mucho desde una perspectiva científica.
“Hay tres dimensiones espaciales, que son las que observamos. Es nuestro espacio en tres dimensiones. Este espacio para nosotros vive y se desarrolla en un tiempo único. Llamamos a eso un espacio-tiempo. Pero cada dimensión debe ser multiplicada por tres tiempos: el potencial, la memoria futura y pasada, y el presente. Son 3 x 3 = 9, que observas en un plano de yuxtaposición, puesto que todo está en un plano. Tienes pues dos dimensiones en un plano, con lo cual sumamos 11 dimensiones. ¿Qué es pues la 5ª dimensión en todo esto? No existe.
—¿Para cuándo debemos esperar que se abran los grifos de la información que Vd. ha mencionado?
—Puede tener lugar dentro de unos meses; tal vez a finales de 2012, o en 2013, o en 2014; no lo sé. Los dos calendarios que he estudiado (el judío y el maya, del cual por cierto se dicen muchas tonterías) muestran que el período después del 2012 puede ser inquietante. Cuándo será se verá a través de las explosiones solares, porque son estas el signo verdadero. No había manchas solares cuando se desencadenó la actual crisis económica mundial; entonces se decía que el Sol estaba tranquilo… Era una calma aparente. Puesto que de hecho en lo invisible tenían lugar explosiones. Ahora, hace tres meses, se ha visto en el Sol algo que no se había visto anteriormente. Se le llamó un tsunami; fue una especie de ola que dividió al Sol en dos; pero era una ola de 1.400.000 km de largo y más o menos 1.000 km de altura… Algo enorme. Nunca se había visto eso. Actualmente el Sol tiene movimientos muy inquietantes. Más recientemente, una gran explosión solar ha permitido ver una bonita aurora boreal…
—El panorama no es muy alentador…
—Olvídate de entrar en pánico. Tenemos que saber que tenemos la capacidad de ralentizar todos los caos… a condición de que controlemos nuestros pensamientos. Hay que detener la carrera que conduce al caos. El único medio de lograrlo es pensar que sí podemos hacerlo. Lamentablemente estamos haciendo lo contrario, en el mundo entero. Las personas reaccionan de manera violenta porque esto no se entiende.
—La gente también está nerviosa porque se queda sin trabajo…
—Hay una relación entre lo que ocurre con el Sol y lo que ocurre con la economía mundial. Nuestra sociedad se ha basado en el trabajo, y ya no hay trabajo. Es decir, que no hay trabajo para aquellos que piensan que el trabajo es el dinero. Así que estamos perdidos; ya no entendemos nada. Las personas tienen que darse cuenta de que el dinero no sirve para nada, de que lo que cuenta es sencillamente el intercambio de informaciones entre personas: yo te ayudo, tú me ayudas. Pero somos incapaces de pensar de esta manera; sobre todo porque vivimos en un mundo en que hay diferentes clases sociales, diferentes razas… O sea que es muy difícil. Pero imaginemos que somos telépatas. Tú ya no tienes ninguna diferencia conmigo. Yo ya no tengo ninguna diferencia contigo. Todo lo que tú piensas yo lo pienso. Esto es lo que va a ocurrir al final del ciclo de desdoblamiento. Nadie es superior a nadie, porque todo el mundo recibe las mismas informaciones.
—¿Cómo podemos protegernos si se producen dificultades especiales?
—Todo lo que pensamos es una energía. Si controlo bien mi pensamiento y pienso en hacer las cosas bien, fabrico un buen futuro, que cualquiera puede utilizar. Esto es lo más importante. Tengo que generar benevolencia, no-violencia, en mi pensamiento. Si controlo mi pensamiento, la violencia puede no tocarme. Escapo a la violencia a través de mi energía. Esto puede ir muy lejos.
“Por ejemplo, alguien me quiere matar. Si controlo mi pensamiento, si consigo ser benevolente hacia él, ya no me puede hacer nada. Ciertamente, puede ser muy difícil pensar bien acerca del atacante en estas circunstancias; pero si lo consigo, le desarmo. En África este sistema era utilizado para lograr la invisibilidad. Me puedo hacer invisible a través del control de mi pensamiento. Esto es muy importante cuando tienes animales peligrosos a tu alrededor. Yo lo aprendí en África: si tienes un animal peligroso ante ti, si no tienes miedo y quieres hacer el bien al animal, sin hacérselo, solo pensándolo, el animal ya no te puede hacer daño. Esto está comprobado.
—¿Puede ilustrarnos un poco más acerca de las capacidades excepcionales que podemos poner en juego ante las dificultades?
—Es peligroso hablar de ello. Si actuamos sobre la materia a través del espíritu, y si esto lo hacemos para ayudar a alguien que nos pida ayuda (pues no hay que ayudar a nadie que no nos pida ayuda), no hay problema. Sin embargo, si lo hacemos por fantasía, por divertirnos, para demostrar lo que sabemos hacer, para demostrar la fuerza del hombre, para hacer exhibiciones inútiles, entonces obtenemos lo inverso de lo que queremos. Este es el peligro. Pues de hecho todo ocurre en nuestro interior. Nosotros sabemos si somos benevolentes. Pero no puedes saber si yo lo soy. Porque yo te puedo sonreír de oreja a oreja y ser muy malevolente, y tú no saberlo. Sin embargo, si tú estás en la benevolencia y yo estoy en la malevolencia, se crea una antipatía. Y si no sientes la antipatía, tienes ganas de irte, porque te sientes a disgusto conmigo; sencillamente porque tenemos potenciales diferentes. Pero si encontramos la comunión entre nuestros potenciales, yo soy muy malevolente, tú también lo eres, y nos entendemos muy bien. Este es el mundo actual. Por suerte, puede haber el mismo entendimiento estando en la benevolencia.
—¿Cómo entiende Vd. lo de ser benevolente hacia el otro?
—Se trata simplemente de aplicar la Ley: hay que pensar en hacer a los demás lo que querríamos que los demás pensaran en hacernos a nosotros. Si todo el mundo hiciera esto no habría ningún peligro en el futuro.
—¿El otro tiene que saber que aplico la Ley con él?
—No tienes necesidad de explicar lo que haces a quien te pide ayuda. Basta con que controles tu pensamiento. Solo tú sabes si controlas tu pensamiento. Si tienes el control, esto te da una fuerza muy grande, porque abre todo el potencial de benevolencia. Por ejemplo, si tú me pides ayuda, y normalmente estás en la benevolencia, si yo también lo estoy hay un intercambio inmediato de todos los potenciales que tú has fabricado y que yo he fabricado desde hace 25.000 años. O sea que puede ser un encuentro milagroso. De repente todos tus problemas se resuelven, y yo estoy ahí para nada; no tengo nada que ver. Tan solo he abierto el potencial. Entonces, cuando todas las informaciones lleguen, dentro de poco, la protección será el control del pensamiento. Si no controlas tu pensamiento, todos los potenciales de malevolencia vendrán a ti.
—Así pues, no hay que perder el control.
—Tampoco hay que tener miedo. Quien tiene miedo fabrica el potencial del miedo, y va a atraer el miedo. Y va a justificar el hecho de tener miedo. Por eso la imaginación es muy peligrosa.
—¿Hoy día más que antes?
—Sí, claro. Antes del final del ciclo de desdoblamiento, yo podía imaginar cosas y nunca vivirlas. Sin embargo, ahora esto se acabó. Todo aquello que imagino, lo vivo inmediatamente. Esto va a causar daños. Por eso actualmente, por ejemplo, si ves las dictaduras, los hombres están preparados para matar, con el fin de derrocar a un dictador. Ahora bien, ¿qué reprochan al dictador? Que mata. O sea, que son todos iguales. Todos son dictadores, y no se dan cuenta. En vez de acudir a la violencia basta con controlar nuestro pensamiento.
—¿Es bueno que gente unida por la voluntad de benevolencia se junte para potenciarse?
—Los grupos actualmente son muy peligrosos. Porque tú puedes controlar tu benevolencia, pero no puedes controlar la de los demás. Y si estás con otras personas en la búsqueda del control del pensamiento, necesariamente habrá alguien que no lo consiga; esta persona abre la puerta de la malevolencia, y esto es muy contagioso. Esto las personas no lo saben. Observa que cuando una persona se pone furiosa, todo el mundo muy rápidamente se pone furioso, particularmente si perciben que la rabia de aquella persona no es buena, no es noble. ¿Por qué? Porque tiene lugar un contagio. Es casi una ley. De hecho, es falta de control del pensamiento. Sin embargo, si controlo mi pensamiento paro la rabia. La persona enojada ya no puede estar furiosa contra mí. Se ve obligada a irse. Esto es muy fuerte. Y es una fuerza de la que disponemos actualmente, cada uno de nosotros, porque vivimos este final de ciclo.
“Esto no era así hace unos años. Entonces todas las tradiciones hacían que la gente se reuniese en grupos para obtener una información exacta, porque tan solo uno recibía la información. Esto era algo bueno, porque entonces había muy pocas informaciones. Pero ahora es al revés. Todas las informaciones llegan. Y si en un grupo hay una persona que deja pasar las informaciones malévolas, todo el grupo se ve invadido. Así pues, ocurre al contrario que en tiempos anteriores. Ahora bien, ¿cómo quieres decir a personas que están viviendo la experiencia del grupo que ahora hay que acabar con eso y que tienen que ir a acostarse a su cama solos? No es posible.
—¿Por qué ir a acostarse?
—Porque todo se arregla durante la noche. Entonces, en vez de coger un fusil para defender nuestras ideas nos vamos a acostar y lo arreglamos todo por la noche. Es sencillo. Esto antiguamente era conocido. Antiguamente nunca se hacían guerras sin saber lo que iban a causar en el futuro. Le voy a contar una pequeña historia de sumerios, entre dos ciudades vecinas. El gobernador de una ciudad va a ver al otro gobernador, y le dice: “Voy a tomar tu ciudad.” Y el otro le responde: “Espera; voy a preguntar a los dioses.” El otro vuelve algún tiempo después: “¿Qué te han dicho los dioses?” “Que puedes invadir mi ciudad.” Y el otro dice: “De hecho, no necesito tu ciudad; lo único que necesito es el trigo que está en tu ciudad.” El otro contesta: “Bueno, pues llévate el trigo.” Se va con el trigo y no ha habido guerra. De esto hace 5.000 años.
“Otro ejemplo lo ofrecen los antiguos aborígenes, en Australia. Va a haber una guerra, pero ¿por qué herirse? Acuden a ver el futuro, y saben que la primera persona herida que vean estará en el bando de los perdedores. Entonces, basta con soñar. Basta con hacer la guerra en sueños.
Así lo hacían los aborígenes australianos antaño, pero hoy día ya están civilizados: ahora hacen la guerra de verdad.
“¿No le parecen bonitas historias? ¿Cómo sabían esto los hombres? ¿Y por qué han perdido este conocimiento? Hacer la guerra en sueños significa que, puesto que piensas en hacer la guerra, en otra realidad esa guerra se lleva a cabo verdaderamente. Si eres capaz de ir a ver el futuro, ves quién ha ganado y quién ha perdido. O sea que en tu tiempo es inútil hacer la guerra. Ahora bien, hay que ir al segundo nivel de esto. Y es que has hecho hacer la guerra a alguien. O sea que es excesivamente peligroso. Porque aquellos que han hecho de verdad la guerra en su realidad, cuando van a llegar a tu tiempo al final del ciclo del desdoblamiento, procedentes del futuro, van a ser peligrosos.
—¿Hay manera de ver la repercusión futura de un pensamiento, para ver si conviene o no?
—Sí, claro. Se puede ver inmediatamente el resultado de un pensamiento, sea este de benevolencia o de malevolencia. Actualmente tenemos la suerte de vivir esta situación. Esto es así desde 1989, en que hubo una explosión solar muy grande que abrió el espacio de la información. Vemos actualmente que todo el mundo recibe las informaciones al mismo tiempo. Las intuiciones son enormes; también inventamos muchas cosas; y personas que casi no han aprendido nada, que no tienen una instrucción primaria, son capaces de mostrar conocimientos maravillosos. Hay niños de 7-8 años que saben más que sus profesores, y que se aburren en la escuela. ¿Por qué? Por el potencial. Los niños que nacen actualmente tienen todo el potencial.
—¿Cómo podemos manejarnos en el caso de dilemas, como por ejemplo a la hora de escoger entre dos empleos?
—Si controlo bien mi pensamiento, todos los pensamientos que vienen a mí me van a conducir hacia ese control. O sea que si accedo a tener malevolencia voy a vivir material para poder desarrollar más malevolencia; lo mismo sirve para la benevolencia. Si quiero un trabajo, controlo mi benevolencia; entonces el trabajo que llegue será bueno para mí. Si no me llega ningún trabajo, es que no hay ninguno que sea bueno para mí. Si eso me impide vivir, pues imagino otra cosa, y veré que eso ya no me molesta. Es un poco la situación de Job, en la Biblia, que vive en el estiércol y que no tiene miedo de nada; el olor del estiércol no le impide ser feliz. Es decir, que cuando sabes controlar tu pensamiento no hay depresión posible; siempre vives en una alegría interna.
—¿Durante cuánto tiempo se prolonga el final de un ciclo de desdoblamiento?
—Entre dos ciclos hay 1.080 años, con 90 años de apertura. Estamos viviendo los 90 años de apertura, desde 1989, fecha en que tuvo lugar una explosión solar de envergadura. En el último período de transición entre dos ciclos se produjo la desaparición de un hombre que vivió en la Tierra que se llamaba Neandertal. Nosotros somos Cromañones, salidos de África, y tenemos algunos genes de Neandertal (esto se acaba por fin de descubrir). Esto significa que durante los últimos 25.000 años ha estado vigente el Cromañón; pero durante los 25.000 años anteriores al Cromañón el ser más inteligente que había en la Tierra era el Neandertal. O sea que hemos tenido al Neandertal, ahora tenemos al Cromañón… y próximamente tal vez tendremos al bonobó.
—¿Al bonobó?
—Es una clase de mono.
—La actualización del potencial ¿durante cuánto tiempo se vive?
—Desde 1989 las informaciones llegan sucesivamente, por un orden. Es el Sol, el Sistema Solar de hecho, el que progresivamente dirige la llegada de todas estas informaciones. Y pronto todo va a estar abierto. Ya no habrá posibilidad de esconderse una información. Podrás vivir las consecuencias de todo aquello que hayas imaginado. Pero recibirás eso en un segundo, así que si no estás preparado puede ser horrible. Así pues hace falta que las personas estén preparadas para el control de sus pensamientos y no estén en dogmas, en suposiciones; eso es lo más importante. No se trata de escuchar lo que se dice, sino de escuchar lo que recibimos dentro de nosotros cuando estamos en la benevolencia; y de rechazar lo que recibimos, incluidas las intuiciones que recibimos, cuando estamos en la malevolencia. Esta es la mejor protección que todo el mundo puede tener, en cualquier situación. Si todo el mundo hace eso, ya no hay problema. Puesto que actualizaremos solamente potenciales de benevolencia.
—¿Y viviremos bien en la Tierra?
—Si vivimos mal en la Tierra es porque hay personas que actualizan la malevolencia. Estas generalmente están en el dogma, en el proselitismo; piensan que tienen la verdad y quieren dar al otro la verdad. Hay que huir del proselitismo. Hay que ver en el interior de uno.
“Antiguamente había una frase muy importante, la que se refería a los sepulcros blanqueados: blancos en el exterior, y carroña en el interior. Se puede decir que esto es la vida moderna. Se enseña a los niños a estar podridos en su interior, y a que esto no se vea en el exterior. Se les inculca que hay que sobrevivir a toda costa, infligiendo golpes, siendo violentos en su interior, para defenderse del mundo, cuando sin embargo se trata de totalmente lo contrario. O sea que padecemos las consecuencias de nuestra educación. Y ya no sabemos para nada que hay un doble.
—¿Un doble?
—Somos nosotros mismos, viviendo en un tiempo pasado que transcurre ralentizado en relación al presente. Él necesita ir a ver el futuro para obtener la respuesta a su pregunta, y para ello se requiere que nos adormezcamos en actitud de confianza y entrega. De esta manera, podrá ir a ver el futuro y traernos de vuelta la mejor actualización posible de nuestros potenciales. También borrará las actualizaciones de los malos potenciales que hayamos fabricado durante el día.
“Ahora bien, tu doble sólo está contigo si estás en la benevolencia. Si no, nunca está contigo. Y como que las personas generalmente no están en la benevolencia, no saben cómo manejarse. Piensan pues que están en presencia de una buena intuición, o de guías que les dirigen, según sus fes. Todo el mundo piensa tener más o menos buenas intuiciones; pero ¿en función de qué?, no lo saben.
“Hay personas que dicen: “Yo estoy en el amor; entonces estoy bien.” Pero no controlan sus pensamientos. ¿Qué es el amor? No es una energía. El odio tampoco. Pero controlar nuestro pensamiento hacia las personas que queremos, o hacia las personas que detestamos, es una energía. Eso es lo más importante: cuando se ha transformado ese control en ausencia de control, haciendo del amor y de la compasión una energía, nos confundimos. Porque el amor y la compasión no son el control del pensamiento.
—Así pues ¿el amor y el odio no son nada, a fin de cuentas?
—Nos permiten saber si controlamos bien o no nuestro pensamiento. Pero si no controlamos nada y nos dejamos guiar por las emociones, nos confundimos. Podemos estar muy bien en el odio, y
muy mal en el amor. Cuando detesto a alguien que ha hecho cosas detestables, puedo controlar mi malevolencia o mi benevolencia, pero eso no impide que lo que ha hecho la persona sea detestable. Puedo estar justamente enojado, y a la vez aplicar la benevolencia de la que hablo.
—Sobre todo en tiempos de dificultades se puede acrecentar el miedo a la muerte. ¿Qué significa morir y cómo deberíamos afrontar la muerte?
—Para vivir en tiempos desdoblados nosotros mismos debemos estar desdoblados. Todas las partículas están desdobladas. Siempre hay que ver el futuro antes de vivirlo. Es una ley universal. O sea que nosotros, que estamos desdoblados, tenemos un doble en otro tiempo que nos ha enviado al futuro. Podemos decir que nosotros mismos hemos ido al futuro. Aprovechando el movimiento del desdoblamiento, podemos ir a la Tierra y vivir el futuro de nuestro doble. El problema es que cuando vives el futuro de tu doble estás fabricando tu propio futuro, que también será el futuro del doble. Y cuando mueres todo eso es potencial; es decir, que puedes reencontrar a tu doble con el potencial que has creado.
“Venimos a la Tierra para arreglar el potencial. Nos falta la memoria de ello, puesto que ya no respetamos las tradiciones. Era a través de la tradición que se transmitía la información de lo que teníamos que hacer en la Tierra. Porque cuando encarnamos en la Tierra experimentamos una pérdida de memoria, y ya no sabemos lo que tenemos que hacer. Pero venimos a la Tierra para fabricar un futuro, para arreglar el futuro antes de morir. Y cuando morimos tan solo tiene lugar una apertura temporal entre nuestro nacimiento y nuestra muerte, que para nuestro doble es un tiempo imperceptible. Entonces nuestro doble puede venir a aconsejarnos…
“Podemos decir lo que decían los antiguos: el nacimiento es una muerte, y la muerte es un nacimiento. Puesto que vivimos en un tiempo que no existe en el tiempo de después de la muerte; tras la muerte encontramos otro tiempo, que hace que nuestro tiempo de vida no exista. Nuestra vida terrenal habrá sido solamente un sueño, o una pesadilla.
“El miedo a la muerte es debido al hecho de que no sabemos lo que hay después de la muerte; y no sabemos lo que hay después de la muerte porque no sabemos el objetivo de la vida. No sabemos por qué estamos en la Tierra. Y cuando sé que estoy en la Tierra para arreglar el futuro y que después de la muerte cosecho aquello que he sembrado, basta con mirar qué es lo que he sembrado. Si he sembrado malas cosas, desórdenes, violencia, viviré ahí dentro. Si he sembrado calma, tranquilidad, benevolencia, viviré ahí dentro.
—¿Dónde? ¿En un plano material?
—Por supuesto. En un modo de vida biológico semejante al nuestro. Hay simplemente que tener la memoria de un lugar para vivir en él. Si estás encarnado en la Tierra es porque tienes la memoria de la biología terrestre. Si no, no puedes encarnar en la Tierra.
—¿Podemos usar los sueños?
—Es peligroso. Verdaderamente peligroso para aquel que no sabe cómo funciona. Porque recibe informaciones que no están hechas para él. Hay informaciones muy peligrosas que te hacen vivir en un camino que no es el tuyo. Primero hay que saber que tenemos un doble, y que ese doble te da informaciones solamente si estás en la benevolencia. El resto es tontería. Si no hay eso, no hay nada.
“Lees por ejemplo los escritos antiguos, y está escrito ahí. Se han modificado escritos antiguos para ir en una dirección que no es la buena. A partir del s. X d. de C. ya no se habla del
doble. Ha desaparecido. No se sabe que existe. Es sorprendente. Todas las tradiciones primitivas conservaron la idea del doble: el alma gemela, el gemelo africano, la alma gemela india… Todo eso es el doble. Nosotros lo hemos barrido y ¿por qué lo hemos sustituido? Por un Dios, a quien rezamos, sea cual sea nuestro pensamiento. Ese Dios no está ahí. Si quiero estar en relación con una fuerza que está en mí, es necesario que esa fuerza no haga daño al prójimo. Y esa fuerza solo puede estar en mí si yo quiero ser benevolente hacia los demás. Si no, no tengo nada. Esto es muy sencillo. Demasiado sencillo. Tanto, que las personas no lo aceptan. No lo aceptan porque tienen pensamientos parásitos, que no son dados por el doble.
“Al final, esta es una sabiduría muy sencilla. Los griegos antiguos decían que para vivir bien hay que ‘amar la sabiduría’. Esto es lo que significa la palabra ‘filosofía’. Lo que me gusta de estas historias es su lógica. Todo es lógico. Y si has hecho un paso personal, un buen paso que sabes que es bueno, te das cuenta de que esta lógica te conviene. Y esto es lo agradable.
 
Entrevista por Francesc Prims, editada en el núm. 92 de la Revista Athanor (marzo – abril 2012) - www.athanor.es
Categoría : Entrevista





La Teoria - Introducción a la teoría

¿Por qué el espacio, el tiempo, la vida? ¿Por qué un desdoblamiento?

Desde hace demasiado tiempo muchísimas preguntas nos parecen no poder responderse. ¿Por qué el universo? ¿Por qué el tiempo? ¿Por qué la vida? Y, sobre todo, ¿soy verdaderamente insignificante e inútil en el inmenso espacio que me rodea?

La teoría del desdoblamiento aborda estas preguntas de una nueva manera y permite obtener respuestas que hacen retroceder los límites de la física moderna. Elaborándola, esta teoría me ha permitido entender y explicar el funcionamiento del sistema solar y su ciclo de 25.920 años.


Gracias a una comprobación en nuestro sistema solar y una justificación rigurosa de los movimientos planetarios, según el movimiento fundamental de desdoblamiento definido en la teoría, la velocidad de la luz pudo ser justificada y sobre todo calculada por 1ª vez, así como dos velocidades super luminosas, necesarias al desdoblamiento del tiempo. A este cálculo de las tres velocidades de desdoblamiento, ha seguido el teorema de las tres energías de desdoblamiento, demostrando la existencia de una energía de anti-gravitación (66,6%) relacionada con la energía gravitatoria (33,3%), en complemento de una energía de intercambio (0,01%).

Mi última publicación científica en el American Institute of Physics (New York) en el año 2006 me permitió explicar la llegada de planetoides cerca de Plutón y de calcular la constante de estructura fina.

Calculando las constantes universales, empujando postulados de apariencia inalterables, al tiempo que completando las leyes existentes perfectamente establecidas, esta teoría revoluciona la física y nuestra manera de ver el mundo.

ALGUNAS EXPLICACIONES DEL DESDOBLAMIENTO

Sin observación, nada existe.

Sin observador, el espacio no existe, y sin movimiento del espacio en relación con el observador, el tiempo no existe. A fin de no hacer antropomorfismo, la ciencia moderna tiene como principio diferenciar al observador del espacio observado, utilizando referencias de espacio y tiempo lo más objetivas posibles. Ahora bien, una partícula siempre puede ser considerada como observador de su tiempo, y de su horizonte.

La mecánica de lo infinitamente pequeño (mecánica cuántica) nos prueba que el observador de un experimento es siempre un participante. ¿Por qué no sería igual en lo infinitamente grande (mecánica universal)?

La teoría del desdoblamiento aborda el problema demostrando que el horizonte observable de una partícula es siempre una partícula evolucionando en otro horizonte. De esta manera el horizonte infinitamente grande de una partícula inicial no existe para las partículas que tienen esa misma partícula como horizonte infinitamente pequeño. Es dando un cambio de escala de tiempo y de espacio necesario entre lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño que esta teoría me permite unificar las leyes de lo infinitamente pequeño y de lo infinitamente grande.

¿Por qué desdoblar el tiempo? ¿Por qué las “aperturas temporales?”

El tiempo entre una pregunta (un obstáculo cualquiera) y su respuesta (franqueamiento del obstáculo) define un tiempo de adaptación para una partícula que utiliza ese tiempo en su espacio definido y limitado por su horizonte. Una aceleración del transcurso del tiempo en un horizonte imperceptible, desdoblado del primer horizonte, permite a una partícula, desdoblada de la partícula inicial, evolucionando de la misma manera, obtener la respuesta antes que la partícula inicial.

La aceleración del tiempo puede ser tal que la partícula inicial “no tiene tiempo” de utilizar un “instante” de su tiempo mientras que la partícula desdoblada tiene “todo el tiempo” de conseguir la respuesta a su pregunta “en ese mismo instante”. Esto requiere la posibilidad de acelerar el tiempo al tiempo que desdoblando la partícula inicial en tiempos imperceptibles que yo he llamado “aperturas temporales”.

Ahora bien, el tiempo es observable y medible debido al movimiento de un espacio en relación a otro. Así pues, es continuo. Diferenciar el tiempo en “aperturas temporales” es diferenciar la observación de un movimiento, es decir la percepción del mismo observador, que es a la vez horizonte de partículas y partícula en su horizonte.

Un desdoblamiento del observador inicial

El desdoblamiento implica un observador desdoblado, evolucionando en las aperturas temporales del observador inicial. Debido a una diferencia de percepción, el observador desdoblado evoluciona rápidamente en un tiempo acelerado que él considera como normal. Para él, el tiempo del observador inicial se vuelve un tiempo ralentizado o fijo.

Así pues, este 2º observador proporciona instantáneamente las respuestas a las preguntas del observador inicial, por intercambios de información en las “aperturas temporales” en común. El observador inicial adquiere una memoria instintiva y “anticipadora” que le permite hacerse nuevas preguntas. Esta anticipación le permite ganar tiempo pero no le da obligatoriamente respuestas a sus primeras preguntas.

Un desdoblamiento del observador desdoblado

El observador desdoblado ignora al observador inicial puesto que ignora su tiempo de evolución.

Puede considerarse como un observador inicial que a su vez se desdobla. El tercer observador responde pues a las preguntas del 2º haciéndose él mismo otras preguntas.

Pasado, presente, futuro

El segundo observador evoluciona en su presente. Responde a las preguntas del 1º que le parecen provenir del pasado. Se hace preguntas a las cuales responde a su vez el 3º. Esas respuestas parecen estar en su futuro. Por intercambios de informaciones instantáneas en las aperturas temporales, es pues, al mismo tiempo, observador en tres tiempos diferentes: pasado, presente, futuro.

La teoría del desdoblamiento da una ecuación que permite expresar de manera rigurosa el cambio de percepción entre dos observadores desdoblados en dos tiempos diferentes.

Esta ecuación es la base fundamental de la teoría del desdoblamiento. Debido a un cambio de escala de espacio y tiempo, reúne lo infinitamente grande de un observador inicial y lo infinitamente pequeño del observador desdoblado.

Observador único y desdoblamientos múltiples

El desdoblamiento no se limita a un solo desdoblamiento. El primer observador puede desdoblarse tantas veces como le permite el movimiento de desdoblamiento y multiplicar de esta manera la cantidad de segundos observadores, desdoblados cada uno de un 3º. Sin embargo, el desdoblamiento del primero es siempre de tal manera que una información le viene del 3º antes que el 2º sea consciente de ello. Esto impone tres velocidades de desdoblamiento, calculadas por la teoría del desdoblamiento y publicadas en 1998:

C2 = 7C1 = (73 / 12) 105C0 en donde C0 es la velocidad de la luz

Esta relación de velocidades limita el espacio y el tiempo de desdoblamiento

Este límite impone una cantidad determinada de segundos observadores desdoblados del 1º. Impone también un único desdoblamiento del 2º que tendrá pues un solo doble para responder a sus preguntas.

Al haber establecido esta ecuación pude explicar de manera rigurosa el curioso postulado introducido por Einstein afirmando sin justificación lógica que la velocidad de la luz era independiente de la velocidad de la fuente y de la velocidad del observador. En efecto, C0 es la velocidad de percepción del tiempo presente en un horizonte de observación en el que todos los diferentes observadores de ese mismo horizonte deben percibir todas las informaciones al mismo tiempo para formar parte de la misma realidad presente. Este sincronismo de observación es indispensable para que pueda existir un presente común a los diferentes observadores evolucionando en el mismo horizonte y el mismo tiempo.

Los postulados desaparecen

Para acelerar el tiempo, hay que usar obligatoriamente velocidades más grandes que C0. Llamadas super luminosas, estas velocidades posibilitan a otros observadores desdoblados la percepción de la realidad más rápidamente. Desde hace algunos años, científicos (Aspect, 1982, Gisin 1998, Suarez 2002) han observado estas velocidades sin poder justificar su existencia. Esta justificación parecía imposible, puesto que, según la ecuación de Einstein (E=mC2), una partícula debe tener una masa nula para alcanzar la velocidad de la luz. Como una información es una energía E, posee pues una masa m = E/ C2, que, debido a esta ecuación, no puede ir más rápido que la luz.

Con la teoría del desdoblamiento podemos explicar esto de otra manera:

-una masa nula en un horizonte pasa a un horizonte imperceptible con una velocidad super luminosa por una apertura temporal en la que posee una masa.

-Una información que sobrepasa la velocidad de la luz cambia de tiempo. Es una ley puesta en evidencia por Langevin en 1923 (principio de los gemelos de Langevin) y comprobada experimentalmente en 1972 por Kneferle y Keating.

-Una onda infinitamente grande en un horizonte se vuelve una onda infinitamente corta en otro en el que el tiempo está acelerado y en el que el observador ya no tiene la misma percepción del tiempo.

-Un cambio de escala muestra que un potencial en el exterior de un horizonte expresado en 1/L (en dónde L es una medida de espacio), se vuelve una fuerza en 1/L2 para las partículas de ese horizonte.

Las tres energías de desdoblamiento

Todas estas propiedades permiten hacer evolucionar en el mismo universo realidades (pasado, presente, futuro) que no se perciben y que son dependientes de 3 velocidades y de 3 energías de desdoblamiento del que la teoría del desdoblamiento hace la relación:

0,1%, 33,3% y 66,6% de la energía inicial.

En 1998 Saul Permuller y Brian Schmidt mostraron, cada uno por su lado, observando a una supernova, que existía una energía de repulsión desconocida correspondiente al 66,7% de la energía del universo. Esta observación ha confirmado el teorema de las 3 energías de la teoría del desdoblamiento publicada ese mismo año. En su tiempo, Albert Einstein intentó introducir una constante cosmológica de 67%. No habiendo podido demostrarla, declaró, dos años antes de su muerte, que esta constante era “el error más grande de su vida”, cuando, sin embargo, provenía de una intuición genial.

El éter

El desdoblamiento está limitado por intercambios de información ida y vuelta instantáneos que forman la relación energética entre los diferentes espacios desdoblados en tiempos diferentes.

Es pues de rigor decir que un universo en desdoblamiento está recorrido por energías de información cuyo equilibrio depende de los observadores y de su capacidad de anticipar las respuestas de manera instintiva e intuitiva. Una pregunta de un primer observador se vuelve de esta manera una energía en una apertura temporal en el que un 2º observador, desdoblado del 1º, evoluciona en un tiempo acelerado. Sus preguntas son a su vez una energía en sus aperturas temporales en el que un tercer observador, desdoblado del 2º, evoluciona en un tiempo todavía más acelerado. El universo se llena pues por esta energía vital de información que los antiguos llamaban Éter

En nuestros días, aparte de la teoría del desdoblamiento, esta energía es todavía misteriosa. Sin embargo, existe, y ya en 1948 Hendrik Casimir pudo evidenciarla: acercando dos espacios idénticos, observamos que a cierta distancia, esta energía empieza a atraer los dos espacios (efecto Casimir). Lo que se ignora todavía y que es explicado por la teoría del desdoblamiento, es que este efecto es cíclico.

Ciclo de diferenciación de los tiempos

El movimiento de desdoblamiento de los tiempos se efectúa según un ciclo que la teoría permite calcular. El pasado, el presente y el futuro (definidos anteriormente) se separan de un tiempo inicial único en 12 períodos de 2070 años, formando el ciclo de 24.840 años. Con un periodo de transición de 1080 años (o sea 9x12) el ciclo es pues de 25.920 años. Esto corresponde al ciclo de precesión de los equinoccios, observado pero nunca explicado. Hay que decir también que esta separación de los tiempos corresponde a 100 rotaciones de Plutón alrededor del Sol.

Existe pues, un principio y un final del desdoblamiento de los tiempos que en la antigüedad se llamaba “final de los tiempos” al tiempo que diferenciaba los 12 períodos por el paso de las 12 constelaciones en el horizonte de la eclíptica terrestre.

Ahora bien, he podido mostrar por la teoría del desdoblamiento que el intercambio de informaciones instantáneas en las aperturas temporales usaban 12 circuitos de información con una simetría dodecaédrica, (12 caras pentagonales). Asociados de dos en dos, los movimientos de los planetas de nuestro sistema solar abren esos circuitos.

La astro-física moderna acaba de poner en evidencia una simetría dodecaédrica de la radiación fósil, lo que llama el “Big Bang”. Se trata en efecto de intercambios de información entre el pasado, el presente y el futuro, necesarios al final de un ciclo que termina el desdoblamiento de los observadores.

CONCLUSIÓN

Por primera vez, la teoría del desdoblamiento permite calcular constantes universales (velocidad de la luz, constante de estructura fina). Define, explica, justifica el ciclo de precesión de los equinoccios (según la observación, siendo este ciclo el del desdoblamiento del tiempo). Prevee asimismo modificaciones en nuestro sistema solar al final de ese ciclo, por la llegada de planetoides, y fue publicado en el 2006 por el American Institute of Physics. En fin, trastornando toda nuestra noción del tiempo, pone sobre todo en evidencia una energía de intercambio de información particular entre pasado, presente y futuro en aperturas temporales imperceptibles.

Ahora bien, el ciclo de desdoblamiento del tiempo en nuestro sistema solar llega a su fin y esto puede conllevar conmociones planetarias. La llegada de estos planetoides en el lejano cinturón de Kuiper desencadena a la vez graves modificaciones en el cinturón de asteroides y violentas explosiones solares. Tampoco ignoramos la lluvia de meteoritos que se abate sobre la tierra y que va en aumento. Para compensar este aporte de masa, nuestro planeta reacciona con movimientos volcánicos cada vez más peligrosos. Todos estos intercambios de información, de masa, y, pues de energía, trastornan nuestro mundo cuyo clima cambia de manera brutal.

Entendiendo el éter y los intercambios de energía de información entre partículas en las aperturas temporales de los tres tiempos (pasado, presente, futuro) sería posible mejorar el equilibrio de nuestro planeta, sobre todo, cuando el final actual del ciclo de desdoblamiento hace permanentes estos intercambios.